¿Por qué un restaurante de comida casher?

Después de 515 años sin una comunidad judía debidamente organizada en Galicia se fundó en el año  2007 la primera Comunidad Judía en A Coruña.

Al poco tiempo pensé que sería muy interesante dar a conocer nuestra comida tradicional.

Para quienes somos judíos, un restaurante de comida casher es un precepto. Pero mucha gente desconoce el judaísmo y se extraña ante la escrupulosidad del judío con lo que come y pregunta por
qué un restaurante de comida casher.

La Torá incluye lo que llamamos “leyes dietéticas” o “disposiciones sobre los alimentos”: en hebreo kashrut.

El término kashrut se usa en muchos ámbitos y significa “adecuación” y su adjetivo casher / kosher, significa “adecuado o apto”. Sin embargo el ámbito en el que más se utiliza es en relación a la comida. La comida casher es apta para comer y los demás alimentos son pasul “no aptos”.

En la Torá, ya en el relato de Noé y el arca, tras ser salvados del diluvio, Dios les pide que no coman “miembros de animales vivos”, es decir, que no mutilen un animal vivo para comer uno de sus miembros, ni coman cadáveres o animales enfermos, ni coman sangre. A la prohibición de comer sangre se añade, más adelante, con la legislación mosaica, múltiples prohibiciones, por ejemplo, la que dice que solamente los mamíferos rumiantes de pezuña hendida o los animales marinos con escamas y espinas pueden consumirse: de ahí la famosa prohibición de comer cerdo y sus derivados, o mariscos.

No todos los judíos observan escrupulosamente estos preceptos. Sin embargo, la inmensa mayoría trata de observar al menos algunos de ellos y siempre que tienen oportunidad de hacerlo prefieren consumir productos casher que aquellos que no lo son.

¿Por qué un restaurante casher para alguien que no es judío? De entrada los preceptos sobre kashrut solamente vinculan a los judíos, sin embargo ya Maimónides, sabio judeoespañol del S. XII, vio que detrás de estos preceptos se encontraba una preocupación por la higiene.

Estas disposiciones alimenticias tienen una dimensión dietética e higiénica, pretenden que se coma sano y de manera higiénica: de ahí por ejemplo la prohibición del abuso de sal o grasa, o la insistencia en el escrupuloso lavado y tratado de los alimentos, para que respondan a unos niveles óptimos de higiene y salud.

En segundo lugar, las normas dietéticas del judaísmo tienen una dimensión ética. Estas prohibiciones tratan de enseñar al ser humano que no puede disponer ilimitadamente del mundo que le rodea, sino que debe limitarse por ejemplo en lo que come. Esta lección es especialmente importante en el día de hoy, en el que existe falta de recursos naturales, sobre todo animales. Además, no se considera casher un alimento que se obtiene con maltrato o sufrimiento del animal, o que se produce menospreciando la dignidad del trabajador, o destruyendo la naturaleza.

En tercer lugar, las recetas de la cocina sefardí en concreto nos llevan a la cocina que los judíos desarrollaron durante la Edad Media en España. Nos hablan de mujeres y hombres que se dedican delicadamente a la comida, cocinando con enorme respeto y amor, bendiciendo cada alimento para transformar el acto de cocinar y el de comer en algo sagrado, en algo más que simplemente comer. La dedicación del cocinero debe sumarse a la tradición del recetario sefardí, llevado por todo el Mar Mediterráneo tras la expulsión de los judíos de España en 1492. Traída de vuelta a España, la cocina sefardí es cocina mediterránea, y por lo tanto, comida saludable.

Debemos recordar que los judíos se han nutrido de todos los lugares en los que han residido, por eso la cocina sefardí es también muy rica en sabores y platos, traídos de todas las esquinas del mundo mediterráneo; desde Turquía a Portugal, pasando por Oriente Próximo, Egipto, Italia, los Balcanes o el norte de Africa.

Para terminar, comentar que no hay productos lácteos en el restaurante.

Anuncios



A %d blogueros les gusta esto: